Hoy os hablamos de nuestro último lanzamiento de la gama de tratamiento facial; nuestro exfoliante elaborado con albaricoque, verbena y por supuesto, leche de burra.

Esta crema exfoliante está indicada para todo tipo de pieles y se encarga de eliminar las impurezas y las células muertas, favoreciendo la renovación celular y la absorción de los productos que se apliquen posteriormente. A continuación os explicamos los beneficios de la exfoliación de nuestro rostro.

¿Es importante exfoliar la piel?

La exfoliación es una de esas partes de nuestra rutina de cuidado que solemos dejar de lado, incluso consideramos que no es imprescindible. Sin embargo es todo lo contrario, pues son varios los beneficios que este paso aportará a la salud de tu piel.

El proceso de exfoliación se encarga de eliminar las impurezas que se van acumulando en la capa superficial del rostro. Nuestra piel se renueva cada 21 días por lo que la exfoliación ayuda a la eliminación de las células muertas acumuladas, así como a potenciar el mecanismo de renovación celular, pues ayuda a que la piel esté sana, respire y cumpla todas sus funciones vitales, dando como resultado una piel más luminosa.

Además, al conseguir que la epidermis quede libre de impurezas, obtenemos una piel más permeable, lo que favorece la absorción de los nutrientes y principios activos de los los productos que apliquemos en nuestra rutina posteriormente.

Si bien es cierto, que no debemos abusar de la exfoliación, y realizarla en función de las necesidades de cada piel, y nunca más de una vez por semana.

Nuestro exfoliante marca la diferencia

Entre toda la variedad de exfoliantes que encontramos en el mercado, hemos de ser conscientes de que no todos se adecúan a cualquier tipo de piel, pues en ocasiones llegan a ser agresivos. 

La mayor diferencia la encontramos en el tamaño del grano de la partícula exfoliante. En muchas ocasiones encontramos exfoliantes de grano grueso (a base de azúcar, sal…), que están destinados para su uso corporal, pero sin embargo, serían muy agresivos de ser utilizarlos en el rostro donde la piel es mucho más fina, siendo en este caso más adecuado recurrir a un grano más fino que trate con más delicadeza nuestro rostro. 

Aquí radica uno de los secretos de nuestra formulación, pues hemos dado con la partícula exfoliante perfecta; el hueso de albaricoque micronizado. Este ingrediente se caracteriza por tener un tamaño de grano minúsculo, siendo complicado encontrar en el mercado exfoliantes con un tamaño de partícula tan pequeño. Este hecho hace posible que pueda ser utilizado por todo tipo de piel, incluidas las finas, sensibles o reactivas, que también necesitan incluir este paso en su rutina de cuidado facial.

Beneficios que sus componentes aportan a la piel

Esta crema contiene albaricoque tanto en aceite como en extracto en polvo de su semilla. Este ingrediente posee un gran poder regenerativo por lo que se aconseja especialmente su uso en el caso de pieles con manchas producidas por el sol, envejecidas o sin luz. Por su parte, el polvo de semilla de albaricoque, renueva la epidermis dejándola libre de células muertas y otras impurezas, fortaleciéndola y manteniéndola más elástica.

La verbena tiene propiedades antiinflamatorias, antisépticas, desintoxicantes y además es adecuada para el tratamiento del acné. En esta fórmula actúa como tónico, fortaleciendo el tejido conectivo de la dermis. La piel se muestra más suave, lisa, nutrida y aumenta su poder de regeneración. Además tiene un aroma refrescante y evocador que te sorprenderá.

El extracto de castaño de indias, actúa como exfoliante enzimático. Es decir, que tiene la capacidad de exfoliar simplemente dejándolo actuar sobre la piel, a diferencia del hueso micronizado de albaricoque que exfolia por fricción. Además aporta propiedades vasoconstrictoras y antiinflamatorias, pues a la vez que contrae los vasos sanguíneos combate la inflamación de los mismos.

Estos son algunos de los ingredientes más destacados que le aportan características especiales, pero si quieres más información y consultar el INCI completo, puedes acceder a nuestro producto en nuestra web, os facilitamos el enlace pinchando aquí.

 ¿Cómo debo aplicarlo?

Para obtener los mejores resultados de este producto, debes usarlo sobre una piel limpia, tras el uso de una leche limpiadora o jabón facial adecuados a tu tipo de piel. Retira estos productos con agua caliente, para ayudar a la apertura del poro y así favorecer la aplicación del exfoliante. Posteriormente, aplica una pequeña cantidad de la crema, dando suaves masajes circulares sobre el rostro durante 3 minutos. Finalmente retira con agua tibia y acto seguido utiliza el tónico adecuado para tu tipo de piel. 

Recuerda que para obtener el máximo beneficio es conveniente utilizar los productos más indicados para tu tipo de piel, si aún no sabes cuál son los más adecuados para ti, no dudes en escribirnos a nuestro correo hola@neathea.com o por mensaje privado a través de nuestras redes sociales (Facebook e Instagram) y te orientaremos para que encuentres tu tratamiento más indicado.

¿Cada cuánto utilizarlo?

El proceso de exfoliación se realizará dependiendo de tu tipo de piel, así como de sus necesidades puntuales. En pieles secas o sensibles en condiciones normales, sería suficiente utilizarlo una vez cada 21 días será suficiente, pues como ya explicamos en ese periodo de tiempo nuestra piel procede a la renovación celular. En caso de someter a la piel a un mayor estrés temporalmente (contaminación, exceso de grasa o sudor, etc.) que haga que acumule más impurezas de lo normal, estaría indicado el uso del exfoliante una vez cada 12-15 días.

En el caso de las pieles con tendencia grasa, es recomendable exfoliar con más frecuencia por ser pieles que generan más impurezas que se retienen en los poros de la piel. En este caso estaría justificado proceder a la exfoliación una vez por semana o cada 10 días.

Cuidamos de tu piel siempre de manera SOSTENIBLE

Es muy común que los exfoliantes convencionales contengan trozos de plástico como partículas de exfoliación, acabando los mismos contaminando nuestros océanos. Desde Alba Natura siempre intentamos rechazar todo tipo de ingredientes dañinos tanto para nuestra piel como para el medio que nos rodea, por lo que en este producto ofrecemos una alternativa natural para exfoliarte con toda tranquilidad, sabiendo que al utilizarlo no aportas una contaminación extra a nuestro querido planeta. En nuestra formulación, recurrimos al hueso de albaricoque micronizado con un tamaño de partícula minúsculo, que sustituye de una vez por todas al plástico a la hora de exfoliarnos. Ahora sí, ¡siéntete totalmente tranquila al utilizar nuestro magnífico exfoliante de albaricoque y verbena!

 


Fotografía de @solo1instante

 

 

Neathea