¿Por qué debemos detoxificar la piel?

¿Por qué debemos detoxificar la piel?

El objetivo principal de la cosmética natural y ecológica es el de no dañar la piel sobre la que se aplica. Pero además, también tiene como misión no intoxicar.

Está demostrado que la cosmética convencional contiene muchos componentes que pueden ser perjudiciales para el organismo y el medioambiente, e incluso llegan a ser tóxicos. Entre las sustancias tóxicas más potencialmente dañinas para el piel podemos destacar; los parabenes, que son compuestos químicos con propiedades bactericidas que se emplean para alargar la vida del producto, o la parafina, derivado del petróleo que proporciona suavidad a la piel evitando su transpiración.

Y entonces, ¿cómo saber si mi piel está intoxicada?

Suele presentar una textura desigual, acompañada de exceso de secreción sebácea y brillos. La piel aumenta de grosor en algunas zonas, y aparecen granitos, puntos negros e incluso inflamaciones.

La causa puede deberse al uso reiterado de productos no naturales, que al contener sustancias poco afines a nuestra piel no son absorbidas por esta, y se quedan adheridas a nuestra capa más externa, taponando los poros e impidiendo la transpiración normal de la piel. Otro motivo puede ser la acumulación de células muertas resultado de la contaminación, sudor o restos de cremas solares. En cualquier caso debemos eliminar estos restos para que nuestra piel respire y favorecer su regeneración, que se produce de manera natural cada 21 días.

Nuestro Serum Detoxificante es un producto basado en los principios activos de diversas plantas:

El objetivo de un tratamiento detoxificante es que la piel se muestre luminosa a través de su textura, que al no tener imperfecciones logrará reflejar su luz natural. Para ello es necesario conseguir un relieve cutáneo regular, eliminar las células muertas y tratar surcos y arrugas.

El tratamiento completo, debería realizarse al menos una vez por semana, aunque podría hacerse incluso a diario si la piel tiene tendencia grasa o se ve contaminada por la acción de factores externos. Tendría las siguientes fases:

1.- Limpieza: con nuestro jabón BIO con aloe vera y bergamota obtendrás una piel limpia y revitalizada.

2.- Detox: el serum detoxificante con su textura en gel refresca y purifica, aportando luminosidad y suavidad a la piel.

3.- Hidratación: La crema facial para pieles mixtas / grasas con su contenido en centella asiática y avellana, elimina las imperfecciones y los brillos, mientras que mantiene la piel hidratada durante más tiempo.

Tu piel necesita respirar, especialmente en verano. Prueba este tratamiento y cuéntanos tus resultados!

Efectos del sol en la piel: deshidratación

Efectos del sol en la piel: deshidratación

Los efectos del sol en la piel pueden ser tan beneficiosos como muy perjudiciales. El Sol, benerado por muchos en la antiguedad al cual consideraban una deidad, además de darnos la vida puede dañar nuestra piel si la exponemos en exceso y no tomamos las precauciones necesarias.

Tomar el sol en su justa medida, unos 15 minutos al día, nos puede raportar los siguientes beneficios:

  • Estado de ánimo: de todos es sabido que cuanto más tiempo luce el sol, mejor nos sentimos y más nos relacionamos entre nosotros.
  • Aporte de vitamina D: ayuda a que el calcio se fije en nuestros huesos, previniendo la osteoporosis.

Pero es un arma de doble filo, pues si sometemos a nuestra piel a una sobre exposición, puede provocarnos:

  • Quedaduras (Eritemas) y manchas solares
  • Fotodermatitis
  • Fotoinmunodepresión, herpes labiales.
  • Fotosensibilidad
  • Cáncer de piel
  • Envejeciminento prematuro de la piel

Esto es debido a los rayos ultravioletas solares. Los rayos UVB son los que pueden producirnos quemaduras superficiales, mientras que los rayos UVA penetran en la piel más profundamente pudiendo causar alergias solares o arrugas, sin provocar dolor. Ambos tipos de radiación pueden ser altamente dañinas para nuestra salud si no tomamos las precauciones oportunas.

Envejecimiento prematuro de la piel

Como ya hemos dicho el envejecimiento prematuro de la piel es originado por la exposición excesiva a los rayos ultravioletas solares. Se dañan las las fibras de colágeno cauasando una producción excesiva de fibras de elastina.

Con el tiempo, la exposición a la radiación ultravioleta puede reducir la elasticidad de la piel. De hecho, los efectos son acumulativos, aunque se tome el sol poco tiempo pero de manera continuada. Además, cuanto más mayores somos, la piel pierde su capacidad de regeneración, pudiendo aparecer manchas, arrugas prematuras, pérdida de elasticidad, densidad y firmeza, además de mostrarse deshidratada.

¿Qué puede hacer Neathea por tí ?

Desde Neathea, protegemos tu piel frente al envejecimiento prematuro, cuidándola desde su interior, para que conserve sus niveles de nutrición e hidratación adecuados. Además, en esta época del añoa, te recomendamos:

  • Evita las horas de mayor radiación solar
  • Aplica protección solar en tu piel, media hora antes de la exposición al sol.
  • Hidrata continuamente tu piel, tanto ingiriendo bebidas como aplicando productos cosméticos que eviten la deshidratación. Para ello, te recomendamos el uso diario de nuestro “Tratamiento hidratante”, una gama de productos especialmente indicados para las altas temperaturas que nos acompañan:

Desde Neathea esperamos que te haya resultado interesante este Post. Queremos cuidar de ti, de la forma más natural.

Gracias por confiar en Neathea

 

 

¿Limpieza facial con jabón?

¿Limpieza facial con jabón?

Por supuesto! Pero atentos, porque no todos los jabones son iguales.

Los jabones se forman por la saponificación de ácidos grasos, como pueden ser aceites vegetales o grasas animales. Tras el proceso de saponificación obtenemos dos productos: el jabón y la glicerina. Este proceso se ha utilizado desde la antiguedad y en Neathea lo retomamos, sustituyendo las grasas animales por las mejores mantecas y aceites vegetales para la piel, como son el aceite de oliva, el aceite de coco y la manteca de karité.

Pero no todos los jabones que existen en el mercado se elaboran de la forma tradicional. Los jabones de cosmética convencional, se someten a procesos industriales en los que se exponen las materias primas a elevadas temperaturas en varias ocasiones. Además se fuerza el secado de las pastillas, lo que impide la formación de la glicerina, que aporta humectación e hidratación a la piel. Por último, en ocasiones contienen ingredientes sintéticos y derivados del petroleo que dañan la flora bacteriana cuya función es proteger nuestra piel. El uso de estas sustancias no está prohibido porque se presentan en cantidades muy pequeñas pero sin embargo, su uso cotidiano puede estar relacionado con el aumento de los problemas de piel que conocemos hoy en día.

Sin embargo, los jabones BIO elaborados de forma artesanal mediante el proceso de saponificación en frío y con ingredientes provinientes de la agricultura ecológica, se pueden utilizar para la limpieza facial. Limpian la piel en profundidad, desmaquillan y además, gracias al sobre engrasado que le añadimos a nuestras fómulas, actúan como un jabón – crema, hidratando y nutriendo la piel, dejándola brillante y extremadamente suave.

Atendiendo a cada tipo de piel, hemos formulado nuestra gama de jabones faciales que aquí os presentamos:

  • Jabón pieles atópicas: Este jabón único con alto contenido en leche de burra (30%), está formulado para limpiar tu piel a diario, manteniendo el nivel de hidratación y nutrición requerido. Especialmente recomendado para las pieles reactivas, con problemas de dermatitis atópica, eczemas o incluso con psoriasis.
  • Jabón pieles sensibles: jabón indicado para las pieles de los niños, o en general las más sensibles. Combina la suavidad del aceite de almendras dulces que aporta elasticidad a la piel con el aroma relajante de la lavanda. Aporta luminosidad y brillo a la piel.
  • Jabón pieles secas: la perfecta combinación entre aceites de geranio, oliva y coco con los que conseguirás una piel firme y aterciopelada. Este jabón es una caricia natural indicado para las pieles más secas o maduras, ayudando a conservar el nivel de humedad óptimo.
  • Jabón pieles grasas: protege y repara tu piel con este jabón de Aloe Vera. Especialmente indicado en casos de pieles dañadas por el acné, quemaduras producidas por el sol o cicatrices. El aroma fresco y ligero de la bergamota tiene un efecto revitalizante y energizante.
  • Jabón pieles mixtas: consigue una piel luminosa y joven con este jabón de germen de trigo y déjate cautivar por el sugerente aroma a naranja. Por sus propiedades de regeneración y acondicionado, es apto para uso diario en rostro y cabello, como champú sólido. Para su uso facial, indicado para pieles mixtas.

 

 

 

Crema facial BIO… ¿cuál es la mía?

Crema facial BIO… ¿cuál es la mía?

La piel de la cara es más sensible que la del resto del cuerpo. Además de ser más fina, está mucho más expuesta a los factores externos como pueden ser los cambios de temperatura, la contaminación o el viento. Por este motivo debemos aplicarnos una crema facial al menos por las mañanas antes de salir de casa, y siempre después de una limpieza facial. Empezaremos por la primera pregunta: ¿qué tipo de piel tengo?

 

Piel mixta o grasa: brillante y grasienta. La mixta solo en la zona T y la grasa de forma general. Poros abiertos y espinillas.

 

Piel sensible: fina y seca, de color blanquecino o rosada. Típica de las personas rubias o pelirrojas. Se descama y enrojece. Sufre los cambios de temperatura.

 

Piel seca: deshidratada y que tiende a arrugarse. Se descama en las zonas más expuestas. Aspecto tirante y con los poros muy cerrados.

 

 

Piel madura: resecamiento propio del envejecimiento. Aparecen manchas y arrugas. Se afloja la musculatura y se producen descolgamiento de la piel.

 

 

Y ahora bien, ¿qué tipo de crema es más adecuada para mi tipo de piel? En Neathea formulamos a conciencia, eligiendo los ingredientes más adecuados para cada tipo de piel y obteniendo texturas y olores agradables que hagan de su uso un momento placentero. Además, al elaborar cosmética BIO de categoría I, podemos presumir de incorporar la mayor concentración de principios activos en cada una de nuestras fórmulas.

Piel grasa / mixta – Crema facial de AVELLANA & CENTELLA ASIÁTICA con leche de burra

El poder seborregulador y astringente del hidrolato de té verde y el avellano, se combina con el efecto regenerador y antienvejecimiento de los extractos de abisinia y centella asiática. Los aceites esenciales de mejorana, palmarrosa y geranio ayudan a eliminar los granitos, mejorando el aspecto de la piel. El almidón de arroz matifica los brillos y tiene efecto suavizante.

Piel sensible – Crema facial de CALÉNDULA & ALOE VERA con leche de burra

Los ingredientes calmantes por excelencia como el aloe vera, hidrolato de camomila y el aceite de lavanda, se combinan con extractos que purifican y suavizan la piel como el de malva o llantén. El aceite de jojoba regula el exceso de grasa, hidratando las pieles más sensibles y reactivas. La leche de burra es la más adecuada para pieles con problemas (atópicas, dermatitis, eczemas, etc.), nutriéndolas y ayudando a su regeneración.

Piel seca – Crema facial de ROSA MOSQUETA & YLANG – YLANG con leche de burra

La nutrición profunda de los aceites de almendras dulces, oliva y rosa mosqueta, se suma al efecto regenerador y anti envejecimiento de la centella asiática y la leche de burra. El hidrolato de rosa damascena actúa como un tónico natural, calmante y descongestionante.

Piel madura – Serum anti envejecimiento con leche de burra

La piel madura necesita potenciar el poder hidratante y nutritivo de la crema facial de pieles secas, con la aplicación del serum anti edad. La rutina diaria debe ser: limpieza – serum – crema facial, tanto por la mañana como por la noche.

Este eficaz serum disminuye las arrugas a través de la acción conjunta de sus ingredientes:

  • Hidrata en profundidad a través de los aceites de semilla de granada y frambuesa.
  • Regenera las pieles maduras por el efecto de la rosa mosqueta, extracto de centella asiática, y el retinol presente en la leche de burra.
  • Rejuvenece por su alto contenido en ácido hialurónico de bajo peso molecular, por el efecto descongestionante del hidrolato de rosa damascena, y la acción de los aceites esenciales de incienso y lavanda.

 

 

Protege tu zona más sensible: contorno de ojos

Protege tu zona más sensible: contorno de ojos

¿Sabías que la piel de la cara es cinco veces más fina que la del resto del cuerpo? ¿y que a su vez, la piel del contorno de los ojos es cinco veces más fina que la del resto de la cara?

La piel fina es sinónimo de piel delicada y por ello necesita cuidados específicos para no envejecer de forma precipitada. Por este motivo, es en la zona del contorno de ojos donde se dejan ver los primeros síntomas de envejecimiento. Es importante cuidar esta zona con un productos específico, ligero pero con gran contenido en principios activos que rejuvenezca la mirada atacando los tres síntomas que suelen aparecer:

  • Bolsas en los ojos: es debida a la retención de líquidos en dicha zona. Se necesita una crema que contenga activos que ayuden a drenar, descongestionando y aportando firmeza a la piel.
  • Oscurecimiento: existen ingredientes específicos que actuan despigmentando la piel y aportando luminosidad a las pieles más apagadas. El color de la ojera está influenciada por factores genéticos entre otros y a veces es difícil conseguir un aclaramiento suficiente, pero sí es posible obtener una zona más luminosa y con aspecto jugoso.
  • Arrugas: las lineas de expresión que aparecen en la zona de las ojeras deben ser tratadas con un producto específico ya que la piel es extremadamente fina. Si se utilizan productos no específicos como pueden ser una crema facial o un serum antiarrugas en la zona del contorno, corremos el riesgo de provocarnos más bolsas, porque la piel no puede sintetizar elevada concentración de nutrientes. Por este motivo, la textura de las cremas formuladas para esta zona deben ser muy ligeras y con principios activos que favorezcan la hidratación de la zona, pues la pérdida de humedad está directamente relacionada con la aparición de arrugas y marcas de expresión.

El cuidado del contorno de ojos, puede iniciarse a partir de cualquier edad, pero es muy recomendable a partir de los 30 años cuando suelen aparecer los primeros síntomas de envejecimiento cutáneo. La mejor elección es una crema basada en ingredientes ecológicos, afines a nosotros y que son asimilados incluso por las pieles más reactivas. Debemos elegir un producto que no contenga aceites esenciales pues pueden causar irritación en los ojos. El producto debe aplicarse tanto por la noche, cuando se produce la regeneración celular y actúa en profundad, como por el día después de la limpieza facial y antes de aplicar el resto de productos cosméticos como crema facial o maquillaje.

La forma de aplicación es a golpecitos desde el interior al exterior de la cuenca del ojo, tanto la superior como la inferior. Si la ojera está muy inflamada, se puede favorecer el drenaje ejerciendo una pequeña presión en diferentes puntos de la cuenca del ojo para favorecer el drenaje. La aplicación ha de hacerse únicamente en los parpados fijos (es decir, en la zona inferior sobre el hueso que se encuetra debajo justo de la ojera y en el parpado superior sobre el hueso que esta debajo de la ceja), pero siempre evitando los párpados móviles y la zona del lagrimal.

Desde Neathea, hemos creado un contorno de ojos BIO apto para todo tipo de pieles, que favorece el drenaje a través del aceite de albaricoque y el extracto de castaño de indias, despigmenta la zona gracias al ácido láctico de la leche de burra, y aporta firmeza a la piel a través del efecto anti edad del ácido hialurónico de bajo peso molecular y el extracto de centella asiática. Pruébalo!

 

 

 

 

PIEL SENSIBLE: Limpia, nutre y protege

PIEL SENSIBLE: Limpia, nutre y protege

La piel sensible requiere de cuidados especiales por tratarse de una piel reactiva que responde con picores, enrojecimiento e incluso descamación a los estímulos externos. La piel se ve afectada por los agentes que encontramos en nuestra actividad diaria como son la polución, el viento, el sudor y los cambios bruscos de temperatura entre otros. Además, las pieles más sensibles reaccionan a los productos cosméticos que contienen químicos y otras sustancias peligrosas. Por ejemplo los perfumes sintéticos, pueden causar irritación e hipersensibilidad, y las parafinas y derivados del petróleo, taponan los poros impidiendo la transpiración, lo que es causa de picores e irritaciones cutáneas.

También se puede ser alérgico a ciertos ingredientes presentes en los productos cosméticos, o incluso aunque no se tenga una alergia concreta, es posible que la piel reaccione frente a ingredientes de origen sintético que dificultan sus funciones fisiológicas normales. Por ello es muy importante leer el contenido de cada producto cosmético que utilizamos y prevenir mejor que curar.

En los últimos años se ha demostrado que la mejor alternativa para las pieles más sensibles es el uso de cosmética natural y ecológica. En Neathea apostamos por una cosmética BIO con el mayor grado de certificación, libre de sustancias tóxicas o indeseables para la piel, y con múltiples principios activos que ayudan a cubrir sus necesidades específicas, como son el mantenimiento de la hidratación natural, la nutrición y la protección. No debemos olvidar que los ingredientes de origen vegetal además de ser afines a nosotros, contienen compuestos químicos que son biológicamente activos, por lo que su uso protege nuestra piel sin causar efectos secundarios.

Respetando el principio de no dañar y no intoxicar, formulamos con esmero nuestra gama de productos específicos para la piel sensible, siendo nuestra prioridad el ofrecer una solución natural al cuidado de este tipo de piel.

Hay unos pasos básicos en la rutina diaria que debe seguir una piel sensible:

  • Limpieza: es fundamental para eliminar las toxinas y células muertas acumuladas. Para ello podemos utilizar jabones específicos para pieles sensibles o incluso para pieles atópicas. Debemos realizarla por la mañana y por la noche. Se puede exfoliar la piel del rostro una vez al mes con mucho cuidado, pues la piel sensible se caracteriza por ser muy fina.
  • Nutrición y protección: después de la limpieza es imprescindible aplicar una crema facial que proteja la piel de los agentes externos y evite su deshidratación. Para el cuidado de la piel sensible la crema debe contener ingredientes que calmen la piel y la nutran, aportando elasticidad y suavidad. Dentro de la cosmética BIO existen ingredientes muy valorados en la formulación de las pieles más sensibles, y en ellos nos hemos basado para la concepción de nuestra Crema para pieles sensibles. Entre ellos podemos destacar los siguientes:
    • Camomila: alivia la sensación de dolor, oxidación e inflamación. Tiene efecto balsámico y calmante.
    • Aloe Vera: estimula la síntesis de fibras de colágeno favoreciendo la cicatrización y la regeneración cutánea. Además es humectante.
    • Caléndula: limpia, purifica y calma las pieles irritadas. Aporta elasticidad y suavidad.
    • Jojoba: mejora el nivel de hidratación de la piel con su efecto humectante, es seborreguladora y rica en ácidos grasos esenciales.
    • Leche de burra: conocida desde la antigüedad por sus propiedades curativas y regeneradoras, especialmente respetuosa con las pieles más reactivas y problemáticas (psoriasis, eczemas, piel atópica)

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Neathea