BIO Cultura 2018


Dentro de pocos días, podréis conocer nuestros productos en una de las ferias más representativas del sector BIO en nuestro país. Biocultura Barcelona cumple 25 años y lo celebra con una feria cargada de actividades y sesiones formativas de las que Neathea formará parte.

Biocultura BCN 2018

No olvidéis visitarnos en nuestro stand 416

Además, si queréis descubrir el secreto de Cleopatr…te lo mostramos en el showroom de Biocultura Barcelona los días 3 y 5 de mayo a las 18:00.

Biocultura 2018 Barcelona showroom

Gracias por confiar en Neathea.

#biocultura#bioculturabarcelona #biovidasana #cosmeticabio#cosmeticabarcelona #agriculturaecologica#culturabio #cosmeticanatural

¿Tienes la piel sensible?

¿Qué es una piel sensible?

Es una piel muy fina de aspecto blanco-rosado, con pequeñas venas diminutas marcadas en las mejillas. Afecta a 1/3
de la población, principalmente mujeres y se manifieasta de forma exagerada ante diversos estímulos
de la naturaleza, que normalmente no deberían causar esta irritación.

Algunos de estos factores son:
– Físicos: radiación UV, temperatura, viento…
– Químicos: jabones, afeitado, productos cosméticos.
– Psicológicos: emociones, estrés,…
– Hormonales: ciclo menstrual, menopausia…
– Otros: alimentación

¿Qué síntomas se producen?

Cuanto más sensible sea la piel menor será el umbral de tolerancia, cuasado normalmente por una alteración en su barrera
protectora. Será más reactiva a los factores externos y se agudizarán los síntomas que pueden aparecer.

Algunos de ellos son:

– Eritema (rojeces)
– Tirantez
– Ardor
– Prurito (picor)
– Intolerancia a componentes químicos

Todo ella por tanto una sensación de incomodidad

Tratamiento de pieles sensibles-reactivas

Pese a ser un tipo de piel que reacciona frente a casi cualquier producto, también va a necesitar una limpieza e hidratación y sobretodo tratamientos que ayuden a fortalecer la barrera cutánea de cara a las agresiones externas. Para ello proponemos un tratamiento especial que puedes llevar a cabo diariamente y mantener una piel sana y protegida.

Utilizaremos un jabón específico para pieles sensibles o reactivas, que va a limpiar y a proteger la piel gracias a su elevado contenido en leche de burra, superior al 30%. Además, la manteca de karité y el aceite de oliva, confiere una gran hidratación y nutrición.

Contorno de ojos: combate los tres problemas fundamentales de la zona del contorno del ojo; haciendo que se reduzcan las bolsas gracias al hidrolato de rosa damascena y el extracto de castaño de indias que favorecen el drenaje. Tiene acción antiarrugas debido al retinol que contiene la leche de burra y al ácido hialurónico de bajo peso mo­lecular que penetra en las capas más profundas de la piel. Aumento de la luminosidad en la zona del contorno del ojo ya que tiende a resercarse y parecer una piel apagada. El polvo de aloe vera y el aceite de semilla de granada, mantienen el nivel de hidratación, favoreciendo la renovación celular, e iluminando la mirada que parece más joven.

Esta crema no posee aceites esenciales por lo que se ha formulado pensando en las pieles más reactivas. También se puede utilizar en otras zonas del rostro donde existan marcas de expresión como el entrecejo o el labio superior.

Para llevar a cabo una correcta hidratación del resto de la piel de la cara ofrecemos una crema especial para pieles sensibles con los ingredientes calmantes por excelencia como son el aloe vera, el hidrolato de camomila y el aceite de lavanda. Estos se combinan con extractos que purifican y suavizan la piel como el de malva o llantén. El aceite de jojoba regula el exceso de grasa, hidratando las pieles más sensibles y reactivas.

Para completar el tratamiento facial incluimos un balsamo labial nutritivo sin aroma que ayuda a regenerar los labios, especialmente en epocas de frio.

Se puede realizar una exfoliación muy sutil cada tres o cuatro semanas pero solo en las zonas con tendencia más grasa (normalmente zona T).

¿Cómo proteger la piel del Sol?

¿Cómo proteger la piel del Sol?

Pasas el tiempo cada mañana asegurándote de salir de casa con el mejor aspecto. Pelo peinado, cara lavada, dientes cepillados, juego de ropa. Pero ¿proteges tu piel del sol? La protección solar es importante no solo para tu apariencia, sino también para su salud. La leche de burra puede ser de ayuda para este propósito.

¿Qué daños produce el sol en nuestro organismo?

Cáncer de piel

Uno de los riesgos más evidentes de la exposición al sol. Cuando estás expuesto al sol, los rayos UVA y UVB alcanzan tu piel y dañan tus células. Algunos de los daños se reparan, pero otros no, por lo cual escalan a esta grave enfermedad.

Arrugas y manchas solares

Mientras que el cáncer se acumula de forma invisible, los rayos UVA hacen cambios visibles en tu piel. Las arrugas, lunares, manchas solares y más pueden ser una consecuencia negativa de no protegernos. Mientras que muchas personas simplemente aceptan la inevitabilidad de las arrugas, es importante saber que la exposición al sol en realidad representa el 85% del envejecimiento.

Proteger todo el tiempo: protección solar adecuada

Si planeas pasar tiempo bajo el sol, debes usar un filtro solar de amplio espectro UVA y UVB con un FPS de 30 o más. Aplícalo de 20 a 30 minutos antes de salir, y continúa reaplicando cada dos horas mientras estés al aire libre. Debido a que los rayos UVA pueden pasar a través del vidrio, es importante que usemos protector solar siempre que nos expongamos a los rayos del sol, ya sea en interiores o al aire libre, incluso en días nublados.
Además, lo mejor es utilizar productos ecológicos, sin productos químicos nocivos. Mayormente, cuentan con menos sustancias irritantes, a diferencia de otros productos, y adaptados a todo tipo de pieles, incluso a las más sensibles. Sus fórmulas pueden incluso ayudar a curar y reparar la piel de lesiones o enfermedades.

Lo que encontramos en la leche de burra, como uno de los destacados productos naturales, son sus excelentes propiedades beneficiosas, tanto en alimentación como en cosmética. Antiguamente, se tomaba como bebida para la tos persistente, la irritación intestinal, para alimentar a los niños atrofiados o para combatir la anemia. Tiene 60 veces la vitamina C de la leche de las vacas y grandes cantidades en vitaminas A, B1, B2, B6, D y E, necesarias para el mantenimiento celular, protección y su correcta regeneración. Es una rica fuente de calcio, magnesio, fósforo, sodio, hierro, zinc, con inmunoglobulinas que reforzarán tu sistema inmune.

En cosmetica natural puedes utilizarla para el cuidado y mantenimiento de la piel. Se utiliza en tratamientos para disminuir las arrugas, y es también ideal para tratar enfermedades dermatológicas como psoriasis, eczema, acné, cuero cabelludo seco, entre otras. Se encuentra en crema solar para gozar de su protección con todos sus nutrientes, frente a otros productos.

 

¿Limpieza facial con jabón?

¿Limpieza facial con jabón?

Por supuesto! Pero atentos, porque no todos los jabones son iguales.

Los jabones se forman por la saponificación de ácidos grasos, como pueden ser aceites vegetales o grasas animales. Tras el proceso de saponificación obtenemos dos productos: el jabón y la glicerina. Este proceso se ha utilizado desde la antiguedad y en Neathea lo retomamos, sustituyendo las grasas animales por las mejores mantecas y aceites vegetales para la piel, como son el aceite de oliva, el aceite de coco y la manteca de karité.

Pero no todos los jabones que existen en el mercado se elaboran de la forma tradicional. Los jabones de cosmética convencional, se someten a procesos industriales en los que se exponen las materias primas a elevadas temperaturas en varias ocasiones. Además se fuerza el secado de las pastillas, lo que impide la formación de la glicerina, que aporta humectación e hidratación a la piel. Por último, en ocasiones contienen ingredientes sintéticos y derivados del petroleo que dañan la flora bacteriana cuya función es proteger nuestra piel. El uso de estas sustancias no está prohibido porque se presentan en cantidades muy pequeñas pero sin embargo, su uso cotidiano puede estar relacionado con el aumento de los problemas de piel que conocemos hoy en día.

Sin embargo, los jabones BIO elaborados de forma artesanal mediante el proceso de saponificación en frío y con ingredientes provinientes de la agricultura ecológica, se pueden utilizar para la limpieza facial. Limpian la piel en profundidad, desmaquillan y además, gracias al sobre engrasado que le añadimos a nuestras fómulas, actúan como un jabón – crema, hidratando y nutriendo la piel, dejándola brillante y extremadamente suave.

Atendiendo a cada tipo de piel, hemos formulado nuestra gama de jabones faciales que aquí os presentamos:

  • Jabón pieles atópicas: Este jabón único con alto contenido en leche de burra (30%), está formulado para limpiar tu piel a diario, manteniendo el nivel de hidratación y nutrición requerido. Especialmente recomendado para las pieles reactivas, con problemas de dermatitis atópica, eczemas o incluso con psoriasis.
  • Jabón pieles sensibles: jabón indicado para las pieles de los niños, o en general las más sensibles. Combina la suavidad del aceite de almendras dulces que aporta elasticidad a la piel con el aroma relajante de la lavanda. Aporta luminosidad y brillo a la piel.
  • Jabón pieles secas: la perfecta combinación entre aceites de geranio, oliva y coco con los que conseguirás una piel firme y aterciopelada. Este jabón es una caricia natural indicado para las pieles más secas o maduras, ayudando a conservar el nivel de humedad óptimo.
  • Jabón pieles grasas: protege y repara tu piel con este jabón de Aloe Vera. Especialmente indicado en casos de pieles dañadas por el acné, quemaduras producidas por el sol o cicatrices. El aroma fresco y ligero de la bergamota tiene un efecto revitalizante y energizante.
  • Jabón pieles mixtas: consigue una piel luminosa y joven con este jabón de germen de trigo y déjate cautivar por el sugerente aroma a naranja. Por sus propiedades de regeneración y acondicionado, es apto para uso diario en rostro y cabello, como champú sólido. Para su uso facial, indicado para pieles mixtas.

 

 

 

¿Mi piel es sensible?

¿Mi piel es sensible?

La piel sensible y reactiva es la que más sufre los efectos de las agresiones externas. ¿Sabes cuáles son sus síntomas y cómo identificarla?

La piel reactiva o sensible es un problema dermatológico que afecta a gran parte de la población. El numero crece cada día y ya aproximadamente 1 de cada 3 adultos sufren este problema. De este tercio se estima que el 60% son mujeres y un 40% hombres.

Son muchos los factores que predisponen a una piel reactiva, como son la genética familiar o el color de nuestra piel ya que afecta más a las personas con piel clara.

¿Qué es la piel sensible?

Se trata de una piel reactiva y de baja tolerancia a los factores externos. Los síntomas más evidentes son:

  1. Enrojecimiento
  2. Sensación desconfortante de calor
  3. Picor
  4. Descamación
  5. Sequedad

Estos sintomas no son permanentee en la piel, sino que aparecen de forma transitoria en períodos de mayor o menor irritación según el nivel de tolerancia y estado de nuestra piel.

El origen de la reactividad de la piel

Tener la piel reactiva se debe a diferentes causas. Una de ellas es medioambiental y tiene que ver con el calor, el frío, el sol, los cambios bruscos de temperatura o la contaminación. El contacto o aplicación de un ingrediente poco tolerado, agua muy dura o ciertos tejidos también pueden provocar molestias en la dermis. Pero también el debilitamiento de los vasos sanguíneos por la acción de ciertos factores internos, como la ingesta de comida picante o alcohol, es un signo de este padecimiento.

Cómo cuidar una piel reactiva

Es importante consultar con nuestro dermatólogo si sentimos algún síntoma asociado a la piel sensible o reactiva para descartar otros tipos de problemas con sintomatologías parecidas. Después de la revisión y diagnóstico por parte de un dermatólogo, y siguiendo sus recomendaciones, se deben adoptar las siguientes medidas:

  • Limpieza: Recurrir a un jabón específico para piel sensible o reactiva, que limpie pero a la vez proteja a la piel manteniendo su hidratación.
  • Hidratación: Este es el paso fundamental. Una piel sensible suele ser fina y su barrera hidrolipídica es casi inexistente por lo que se dehidratacon mucha facilidad, convirtiéndose en una piel seca. Por ello, es importante recurrir a cremas hidratantes, con fórmulas especialmente adaptadas, que eviten la pérdida excesiva de agua. No solo se debe hidratar la piel en general, también se deben hidratar los labios, siempre con ingredientes calmantes y emolientes.

Mantenimiento del buen estado de la piel:

Además de la ayuda cosmética, la alimentación es clave para mantener el buen estado del cutis. En este sentido, es importante seguir una alimentación saludable, que pueda aportar a la piel todos los nutrientes necesarios para evitar su desgaste y favorecer la renovación celular. Este es un principio válido tanto para todo tipo de pieles: reactivas, sensibles o normales.

En nuestra página web podrás encontrar un pack promocional que incluye un jabón específico para piel sensible, un contorno de ojos que te ayudará a mantener hidratada e iluminada la zona de la ojera, una crema especialmente formulada para las pieles más reactivas, y un bálsamo labial nutritivo sin aroma que ayuda a regenerar los labios. Y de regalo, muestras de otros productos: jabón suavizante, jabón revitalizante y sérum anti-edad

Neathea