Los efectos del sol en la piel pueden ser tan beneficiosos como muy perjudiciales. El Sol, benerado por muchos en la antiguedad al cual consideraban una deidad, además de darnos la vida puede dañar nuestra piel si la exponemos en exceso y no tomamos las precauciones necesarias.

Tomar el sol en su justa medida, unos 15 minutos al día, nos puede raportar los siguientes beneficios:

  • Estado de ánimo: de todos es sabido que cuanto más tiempo luce el sol, mejor nos sentimos y más nos relacionamos entre nosotros.
  • Aporte de vitamina D: ayuda a que el calcio se fije en nuestros huesos, previniendo la osteoporosis.

Pero es un arma de doble filo, pues si sometemos a nuestra piel a una sobre exposición, puede provocarnos:

  • Quedaduras (Eritemas) y manchas solares
  • Fotodermatitis
  • Fotoinmunodepresión, herpes labiales.
  • Fotosensibilidad
  • Cáncer de piel
  • Envejeciminento prematuro de la piel

Esto es debido a los rayos ultravioletas solares. Los rayos UVB son los que pueden producirnos quemaduras superficiales, mientras que los rayos UVA penetran en la piel más profundamente pudiendo causar alergias solares o arrugas, sin provocar dolor. Ambos tipos de radiación pueden ser altamente dañinas para nuestra salud si no tomamos las precauciones oportunas.

Envejecimiento prematuro de la piel

Como ya hemos dicho el envejecimiento prematuro de la piel es originado por la exposición excesiva a los rayos ultravioletas solares. Se dañan las las fibras de colágeno cauasando una producción excesiva de fibras de elastina.

Con el tiempo, la exposición a la radiación ultravioleta puede reducir la elasticidad de la piel. De hecho, los efectos son acumulativos, aunque se tome el sol poco tiempo pero de manera continuada. Además, cuanto más mayores somos, la piel pierde su capacidad de regeneración, pudiendo aparecer manchas, arrugas prematuras, pérdida de elasticidad, densidad y firmeza, además de mostrarse deshidratada.

¿Qué puede hacer Neathea por tí ?

Desde Neathea, protegemos tu piel frente al envejecimiento prematuro, cuidándola desde su interior, para que conserve sus niveles de nutrición e hidratación adecuados. Además, en esta época del añoa, te recomendamos:

  • Evita las horas de mayor radiación solar
  • Aplica protección solar en tu piel, media hora antes de la exposición al sol.
  • Hidrata continuamente tu piel, tanto ingiriendo bebidas como aplicando productos cosméticos que eviten la deshidratación. Para ello, te recomendamos el uso diario de nuestro “Tratamiento hidratante”, una gama de productos especialmente indicados para las altas temperaturas que nos acompañan:

Desde Neathea esperamos que te haya resultado interesante este Post. Queremos cuidar de ti, de la forma más natural.

Gracias por confiar en Neathea

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Neathea