La leche de burra es la más parecida a la leche materna

La leche de burra es la más parecida a la leche materna

¿Sabías que la leche de burra es la más parecida a la leche materna? Pues aunque nos sorprenda, así es.

El primer punto a tener en cuenta es que los burros son mono gástricos al igual que los humanos, y esta es una gran diferencia a la hora de comparar las leches de los distintos animales. Cabras, vacas y ovejas, son animales rumiantes que poseen 4 estómagos para la digestión de los alimentos que ingieren, entre los que está su propia leche cuando los animales están en periodo de lactancia. Por este simple motivo, cuando consumimos leche de estos animales, a nuestro estómago le cuesta mucho esfuerzo digerir sus grasas y proteínas.

A modo de ejemplo, sabemos que la leche de vaca contiene α – caseína, una proteina que causa alergias en muchas personas (APLV). Los terneros digieren esa proteína en su tercer estómago, mientras que nosotros tan solo tenemos uno para hacerlo.

Además, las leches animales tienen un porcentaje muy elevado de proteínas y grasas si las comparamos con la leche humana. Es por esto que pese a ser consideradas “super alimentos” durante la etapa de crecimiento de los niños, no son las más adecuadas por el consumo de los adultos.

Por todo lo anterior, la leche de burra se posiciona como la alternativa más saludable para el consumo lácteo. Es hipoalergénica, fácilmente digerible y se trata de la leche más similar a la materna. En la siguiente tabla podemos observar la composición de algunos tipos de leche animal y compararlas entre sí y con la leche materna.

Resultado de imagen de comparacion leche de burra, vaca, humana

Resultado de imagen de comparacion leche materna, vaca, oveja y cabra

Por último aunque no menos importante, la burra solo da leche cuando está amamantando a su cría (buche). Esta es una diferencia fundamental pues es la única especie animal que no puede dar leche por simple estimulación. Esto hace que esta leche contenga un elevado contenido en lisozimas e inmunoglobulinas que ayudan a reforzar el sistema inmunológico de la cría, y de la misma manera, del consumidor.

El rigor que caracteriza a Neathea, y nuestra forma de hacer las cosas, nos ha hecho emprender un proyecto de investigación con el Decanato de Medicina de la Universidad de Salamanca. En el estudio participan 60 ancianos, de los cuales, 30 de ellos consumen un vaso de leche de burra al día, mientras que los otros 30 (grupo de control) ingieren un vaso de leche de vaca. Tras 6 meses, se evaluará el estado físico de estos ancianos mediante el análisis de distintos parámetros relacionados con sus sistemas inflamatorios, inmunológicos y circulatorios. Estamos deseando informaros acerca de los resultados! De momento, si queréis un poco más de información, podéis consultar nuestro canal youtube

 

 

 

PIEL SENSIBLE: Limpia, nutre y protege

PIEL SENSIBLE: Limpia, nutre y protege

La piel sensible requiere de cuidados especiales por tratarse de una piel reactiva que responde con picores, enrojecimiento e incluso descamación a los estímulos externos. La piel se ve afectada por los agentes que encontramos en nuestra actividad diaria como son la polución, el viento, el sudor y los cambios bruscos de temperatura entre otros. Además, las pieles más sensibles reaccionan a los productos cosméticos que contienen químicos y otras sustancias peligrosas. Por ejemplo los perfumes sintéticos, pueden causar irritación e hipersensibilidad, y las parafinas y derivados del petróleo, taponan los poros impidiendo la transpiración, lo que es causa de picores e irritaciones cutáneas.

También se puede ser alérgico a ciertos ingredientes presentes en los productos cosméticos, o incluso aunque no se tenga una alergia concreta, es posible que la piel reaccione frente a ingredientes de origen sintético que dificultan sus funciones fisiológicas normales. Por ello es muy importante leer el contenido de cada producto cosmético que utilizamos y prevenir mejor que curar.

En los últimos años se ha demostrado que la mejor alternativa para las pieles más sensibles es el uso de cosmética natural y ecológica. En Neathea apostamos por una cosmética BIO con el mayor grado de certificación, libre de sustancias tóxicas o indeseables para la piel, y con múltiples principios activos que ayudan a cubrir sus necesidades específicas, como son el mantenimiento de la hidratación natural, la nutrición y la protección. No debemos olvidar que los ingredientes de origen vegetal además de ser afines a nosotros, contienen compuestos químicos que son biológicamente activos, por lo que su uso protege nuestra piel sin causar efectos secundarios.

Respetando el principio de no dañar y no intoxicar, formulamos con esmero nuestra gama de productos específicos para la piel sensible, siendo nuestra prioridad el ofrecer una solución natural al cuidado de este tipo de piel.

Hay unos pasos básicos en la rutina diaria que debe seguir una piel sensible:

  • Limpieza: es fundamental para eliminar las toxinas y células muertas acumuladas. Para ello podemos utilizar jabones específicos para pieles sensibles o incluso para pieles atópicas. Debemos realizarla por la mañana y por la noche. Se puede exfoliar la piel del rostro una vez al mes con mucho cuidado, pues la piel sensible se caracteriza por ser muy fina.
  • Nutrición y protección: después de la limpieza es imprescindible aplicar una crema facial que proteja la piel de los agentes externos y evite su deshidratación. Para el cuidado de la piel sensible la crema debe contener ingredientes que calmen la piel y la nutran, aportando elasticidad y suavidad. Dentro de la cosmética BIO existen ingredientes muy valorados en la formulación de las pieles más sensibles, y en ellos nos hemos basado para la concepción de nuestra Crema para pieles sensibles. Entre ellos podemos destacar los siguientes:
    • Camomila: alivia la sensación de dolor, oxidación e inflamación. Tiene efecto balsámico y calmante.
    • Aloe Vera: estimula la síntesis de fibras de colágeno favoreciendo la cicatrización y la regeneración cutánea. Además es humectante.
    • Caléndula: limpia, purifica y calma las pieles irritadas. Aporta elasticidad y suavidad.
    • Jojoba: mejora el nivel de hidratación de la piel con su efecto humectante, es seborreguladora y rica en ácidos grasos esenciales.
    • Leche de burra: conocida desde la antigüedad por sus propiedades curativas y regeneradoras, especialmente respetuosa con las pieles más reactivas y problemáticas (psoriasis, eczemas, piel atópica)

 

Consejos para reparar y combatir la piel seca

Consejos para reparar y combatir la piel seca

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano, regula nuestra temperatura y nos protege de agentes externos porque es una barrera muy efectiva, pero debemos tener en cuenta que necesita hidratación para estar en buen estado de salud.

Es cierto que cualquier parte de nuestro cuerpo puede resecarse, pero existen zonas más propensas y momentos en los que notamos más deshidratación. Cuando esto ocurre, la piel se vuelve rígida, rugosa, incluso a veces enrojecida, descamada y agrietada.

Entre los factores que favorecen la piel seca es habitual el clima, cuando hace mucho frío, estamos en ambientes secos y áridos o abusamos de la calefacción. También el exceso de agua puede perjudicarnos, por tener un alto contenido en cloro, por utilizar agua demasiado caliente o determinados productos de higiene. En algunas personas, es una cuestión hormonal o debido a alguna patología concreta. Por otro lado, no hay que olvidar que el sol, el natural envejecimiento de la piel, algunos tejidos y determinado trabajos también producen sequedad.

Partes del cuerpo que con más frecuencia están afectadas por la piel seca

  • Los labios, que tienden a agrietarse con los cambios de temperatura y la excesiva humedad (Por cierto, recuerda que no es conveniente humedecerse los labios con la saliva porque es contraproducente, solo provoca más sequedad).
  • Manos, por el uso de productos químicos o los cambios de temperatura.
  • Pies, especialmente en los talones, que tienen una piel muy gruesa y suele agrietarse cuando pasamos mucho tiempo de pie o usamos calzado inadecuado.
  • Codos y rodillas, porque también tienen una piel muy gruesa, por el roce de la ropa o a causa de determinadas posiciones que adoptamos de manera repetitiva y hacen que estás zonas estén en continuo contacto con superficies de apoyo.

 

¿Qué podemos hacer para combatir la sequedad de la piel?

Y ¿cómo solucionarlo? Te damos algunas ideas:

  • Usando productos específicos de hidratación. (En nuestro caso, te recomendamos la nueva crema para pieles secas de Neathea: Manteca Reparadora Bio, elaborada con leche de burra y otros ingredientes 100% naturales, ecológicos y certificados; sin siliconas, ni parabenos, ni conservantes, ni elementos derivados del petróleo)
  • Reduciendo el tiempo de ducha y hacerlo con agua templada.
  • Utilizando humidificadores cuando el ambiente sea muy seco.
  • Hidratando la piel con regularidad
  • Protegiéndonos del frío, viento, lluvia.
  • Evitando exfoliaciones demasiado profundas.
  • Bebiendo abundante agua y cuidando la alimentación.
Cuatro razones saludables para elegir leche de burra

Cuatro razones saludables para elegir leche de burra

Consumir leche de burra no es solo una delicia, sino que también se trata de un alimento muy digestivo y beneficioso para la salud por la gran cantidad de nutrientes que aporta. El principal motivo de las excelentes propiedades de la leche de burra es su gran parecido con la leche materna, lo que la hace especialmente recomendable para el consumo humano.

 

En este post, te damos cuatro razones fundamentales por las que beber leche de burra te puede ayudar a mejorar la salud.

1. PROTEÍNAS: Los seres humanos digerimos la proteína de leche de burra mejor que la procedente de otros mamíferos. Esto es fundamentalmente debido a que las burras son mono gástricas como los seres humanos; por el contrario, las cabras, vacas y ovejas, que son rumiantes, poseen 4 estómagos y sus proteínas y grasas son más difíciles de digerir.

2. GRASAS: La leche de burra posee los mismos carbohidratos, vitaminas y proteínas que la leche materna. Pero tiene una gran diferencia: Su contenido en grasas es la mitad que en la leche desnatada de vaca. Además, la mayoría de sus ácidos grasos son polinsaturados (alto contenido en Omega 3 y 6) y contiene altos niveles de vitaminas (A, B1, B2, B6, C, D y E).

3. ALERGIAS: La leche de burra es un buen sustituto para los que padecen de APLV (Alergia a la proteína de la leche de vaca), pues no contiene alpha-caseina que es el componente concreto que produce este tipo de alergia.

4. POTENCIA EL SISTEMA INMUNOLÓGICO. Podríamos decir que es su característica más especial porque convierte a la leche de burra en un sólido apoyo en casos de desnutrición o periodos de la vida en los que necesitamos cuidados específicos. La leche que se obtiene de las burras se comparte con la cría de la burra (denominado buche), que consume aproximadamente 2/3 parte de la producción de leche diaria. Como la burra sigue amamantando a su cría, genera un elevado contenido en enzimas como son las inmunoglobulinas y las lisozimas que ayudan a la protección del sistema inmune. Esto hace que sea un alimento ideal para deportistas, ancianos, personas que se estén recuperando de alguna enfermedad o reciban algún tratamiento que haya rebajado sus defensas (ciclos de quimio y radio) y, especialmente, es una buena leche de sustitución para los bebés. Este tipo de enzimas que acabamos de citar solo se encuentran en la leche materna. Después de la lactancia, los seres humanos no somos capaces de generar sustancias como las lisozimas y en nuestra alimentación diaria las encontramos solo en el huevo que, como sabemos, es un alimento que debemos ingerir de forma moderada. Por tanto, cuando tenemos deficiencias en el sistema inmune, la leche de burra se convierte en la gran solución natural para aumentar las defensas que todos necesitamos.

 

Os presentamos a Estrella, Majada y Pirata, las burras y el burro Neathea

Os presentamos a Estrella, Majada y Pirata, las burras y el burro Neathea

Majada, Estrella y Pirata son el corazón de Neathea. Tres de los maravillosos ejemplares de burros raza zamorano-leonesa que hacen posible la elaboración de todos nuestros productos ecológicos y con calidad bio certificada. La leche de burra que nos proporcionan es la base de todo nuestro trabajo.

Es un placer para nosotros presentaros uno a uno a nuestros compañeros:

Estrella, la futura mamá

Estrella es una burra de 4 años que llegó a nuestras manos preñada y estamos esperando con mucha ilusión el parto. No sabemos exactamente cuándo será pero calculamos que podría producirse dentro de cuatro o cinco meses. Es un animal cariñoso y con un aspecto precioso porque es muy peluda, una de las características más representativas de la raza zamorana. Como el resto de ‘su familia’, Estrella está inscrita en el registro de esta raza que ha creado ASZAL (la Asociación Nacional de Criadores de la Raza Asnal Zamorano-Leonesa). En la actualidad, se encuentra estupendamente, pero cuando llegó venía muy malita porque había recibido un mordisco de un burro en el lomo, de lo cual está ya totalmente recuperada.

Estrella, burra de leche Neathea

Majada, la más distante

Majada tiene la misma edad que Estrella, 4 años, y también llegó preñada a nuestra casa pero desafortunadamente perdió a su cría hace unas semanas. Es una burra con un carácter introvertido y a veces muy arisco. Cuando nos ve llegar, se suele poner muy contenta pero enseguida se vuelve esquiva y se aleja desconfiada. Pero oye… hay que respetarla, porque cada animal tiene sus peculiaridades. Aun así, nos encanta, es una hembra con fuerte personalidad.

Majada, burra de leche Neathea

Pirata, un burro macho que promete

Pirata es nuestro macho, un ejemplar fantástico de 1 año y medio aproximadamente. Su porte es muy prometedor y estamos seguros de que será un gran compañero, porque  Pirata es muy cariñoso y zalamero.

Pirata, burro Neathea

 

Pues así son Estrella, Majada y Pirata y, en breve, os hablaremos de otros miembros de la cabaña Neathea.

De momento, es interesante que sepáis también como viven. Los animales pasan el día en libertad en nuestra pradera, un terreno especialmente creado para ellos. Esos sí, duermen en un cobertizo que hemos acondicionado de manera muy confortable, porque, por otro lado, hay que pensar especialmente, en el bienestar de los buches (los bebés burritos). Su alimento es 100% ecológico, pasto natural y forraje o cereales procedentes de la agricultura ecológica.

Por último, recordad que nuestro compromiso con esta raza es pleno y de ahí nuestra relación permanente con ASZAL, que es el organismo encargado de expedir el pasaporte de todas nuestras burras y burros, donde se encuentra la información acerca de sus antepasados, genética, morfología, etc. Con nuestro trabajo también esperamos contribuir al mantenimiento sostenible de esta raza, en peligro de extinción desde 1987.

Más adelante, os explicaremos cómo obtenemos la leche de las burras de manera sostenible, respetando por encima de todo a crianza de los pequeños burritos recién nacidos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Neathea