¿Sabías que la piel de la cara es cinco veces más fina que la del resto del cuerpo? ¿y que a su vez, la piel del contorno de los ojos es cinco veces más fina que la del resto de la cara?

La piel fina es sinónimo de piel delicada y por ello necesita cuidados específicos para no envejecer de forma precipitada. Por este motivo, es en la zona del contorno de ojos donde se dejan ver los primeros síntomas de envejecimiento. Es importante cuidar esta zona con un productos específico, ligero pero con gran contenido en principios activos que rejuvenezca la mirada atacando los tres síntomas que suelen aparecer:

  • Bolsas en los ojos: es debida a la retención de líquidos en dicha zona. Se necesita una crema que contenga activos que ayuden a drenar, descongestionando y aportando firmeza a la piel.
  • Oscurecimiento: existen ingredientes específicos que actuan despigmentando la piel y aportando luminosidad a las pieles más apagadas. El color de la ojera está influenciada por factores genéticos entre otros y a veces es difícil conseguir un aclaramiento suficiente, pero sí es posible obtener una zona más luminosa y con aspecto jugoso.
  • Arrugas: las lineas de expresión que aparecen en la zona de las ojeras deben ser tratadas con un producto específico ya que la piel es extremadamente fina. Si se utilizan productos no específicos como pueden ser una crema facial o un serum antiarrugas en la zona del contorno, corremos el riesgo de provocarnos más bolsas, porque la piel no puede sintetizar elevada concentración de nutrientes. Por este motivo, la textura de las cremas formuladas para esta zona deben ser muy ligeras y con principios activos que favorezcan la hidratación de la zona, pues la pérdida de humedad está directamente relacionada con la aparición de arrugas y marcas de expresión.

El cuidado del contorno de ojos, puede iniciarse a partir de cualquier edad, pero es muy recomendable a partir de los 30 años cuando suelen aparecer los primeros síntomas de envejecimiento cutáneo. La mejor elección es una crema basada en ingredientes ecológicos, afines a nosotros y que son asimilados incluso por las pieles más reactivas. Debemos elegir un producto que no contenga aceites esenciales pues pueden causar irritación en los ojos. El producto debe aplicarse tanto por la noche, cuando se produce la regeneración celular y actúa en profundad, como por el día después de la limpieza facial y antes de aplicar el resto de productos cosméticos como crema facial o maquillaje.

La forma de aplicación es a golpecitos desde el interior al exterior de la cuenca del ojo, tanto la superior como la inferior. Si la ojera está muy inflamada, se puede favorecer el drenaje ejerciendo una pequeña presión en diferentes puntos de la cuenca del ojo para favorecer el drenaje. La aplicación ha de hacerse únicamente en los parpados fijos (es decir, en la zona inferior sobre el hueso que se encuetra debajo justo de la ojera y en el parpado superior sobre el hueso que esta debajo de la ceja), pero siempre evitando los párpados móviles y la zona del lagrimal.

Desde Neathea, hemos creado un contorno de ojos BIO apto para todo tipo de pieles, que favorece el drenaje a través del aceite de albaricoque y el extracto de castaño de indias, despigmenta la zona gracias al ácido láctico de la leche de burra, y aporta firmeza a la piel a través del efecto anti edad del ácido hialurónico de bajo peso molecular y el extracto de centella asiática. Pruébalo!

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Neathea