¿Sabías que la leche de burra es la más parecida a la leche materna? Pues aunque nos sorprenda, así es.

El primer punto a tener en cuenta es que los burros son mono gástricos al igual que los humanos, y esta es una gran diferencia a la hora de comparar las leches de los distintos animales. Cabras, vacas y ovejas, son animales rumiantes que poseen 4 estómagos para la digestión de los alimentos que ingieren, entre los que está su propia leche cuando los animales están en periodo de lactancia. Por este simple motivo, cuando consumimos leche de estos animales, a nuestro estómago le cuesta mucho esfuerzo digerir sus grasas y proteínas.

A modo de ejemplo, sabemos que la leche de vaca contiene α – caseína, una proteina que causa alergias en muchas personas (APLV). Los terneros digieren esa proteína en su tercer estómago, mientras que nosotros tan solo tenemos uno para hacerlo.

Además, las leches animales tienen un porcentaje muy elevado de proteínas y grasas si las comparamos con la leche humana. Es por esto que pese a ser consideradas “super alimentos” durante la etapa de crecimiento de los niños, no son las más adecuadas por el consumo de los adultos.

Por todo lo anterior, la leche de burra se posiciona como la alternativa más saludable para el consumo lácteo. Es hipoalergénica, fácilmente digerible y se trata de la leche más similar a la materna. En la siguiente tabla podemos observar la composición de algunos tipos de leche animal y compararlas entre sí y con la leche materna.

Resultado de imagen de comparacion leche de burra, vaca, humana

Resultado de imagen de comparacion leche materna, vaca, oveja y cabra

Por último aunque no menos importante, la burra solo da leche cuando está amamantando a su cría (buche). Esta es una diferencia fundamental pues es la única especie animal que no puede dar leche por simple estimulación. Esto hace que esta leche contenga un elevado contenido en lisozimas e inmunoglobulinas que ayudan a reforzar el sistema inmunológico de la cría, y de la misma manera, del consumidor.

El rigor que caracteriza a Neathea, y nuestra forma de hacer las cosas, nos ha hecho emprender un proyecto de investigación con el Decanato de Medicina de la Universidad de Salamanca. En el estudio participan 60 ancianos, de los cuales, 30 de ellos consumen un vaso de leche de burra al día, mientras que los otros 30 (grupo de control) ingieren un vaso de leche de vaca. Tras 6 meses, se evaluará el estado físico de estos ancianos mediante el análisis de distintos parámetros relacionados con sus sistemas inflamatorios, inmunológicos y circulatorios. Estamos deseando informaros acerca de los resultados! De momento, si queréis un poco más de información, podéis consultar nuestro canal youtube

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Neathea