Warning: file_exists(): File name is longer than the maximum allowed path length on this platform (4096): /usr/home/neathea.com/web/wp-content/plugins/backwpup/vendor/composer/../pear/pear-core-minimal/src/11gz/28y9robbj2g4vo1/yg7gxl/iyb3vhqcirie7595xqoppj55/1k03v91m653wfr4aj0od/q1iaejj1gy/g0cgoo0ma7ecyh3bpbdfjpaao954ui3b4tx3xj3/3e73973dr5xdkz2ll9/j1d6hniag/q1idejj1b6hu8llk/qj3eif1vrkl2iesqkmpo3kkko0/kgl09k3p08tui4uloe3vo5zyt8q0764ttgfm9qjleg3/w60s8y9mkajtef2tn4/glenu/6s4m9b1en/2g6nhstrydx3rox34r5uorbhb9fcuq05s0y9xgjif69q6qe9lbk7zo5i3t2699pab4dn1/1x3x7qnqf7koceguyvkx9b1en/09yqiogfd9h6ul55u2l7tm4ab7/drm692e03/q1idejj1p6h/2p7laysyd63ron/3g63zsjvkx9a1en/5g64ozqs4m/j1dx/glici0x0pg759qo/ri8g1mq83oo5uj9jtoyc50w/uz069on/3g63zsjvkx9a1e9/zfodmpcdk59b0q68ttv150krpgw3qnvtt/yq37xwqm/t1h534r5u8u3de9egqfy54fgdmrb2l5h393ekpdkek/zsjf9wkflvrjc65bko0f5z5wejnc87smtzyd53qnvtt8qd/refiu7dkj89ydgcngafc76fqm492ae6gz2ol79b2n4/ghe/krpzpm/01h5ttayqg/32yd53tnvttcyqnuy7pgw22n03ttvcuov0xtqzjfess40nyb175fimjp6em68lufvx763ykv5ttayqg/32yd53tnvet7xaxg in /usr/home/neathea.com/web/wp-content/plugins/mailpoet/vendor/composer/ClassLoader.php on line 423 Historia - Leche de burra | Neathea

Historia

pintura egipcia burroNeathea, desde las pirámides

Por todos es conocida la antiquísima relación que ha existido entre el hombre y el asno. Ya en el antiguo Egipto, se descubrió que, además de su fuerza, podía aprovecharse a este animal de muchas otras maneras. La primera en darse cuenta fue la archiconocida reina Cleopatra VII (también llamada Neathea, 69 a. C – 30 a. C). Esta reina del Egipto era conocida en el mundo entero por su belleza y por darse baños en la leche de este animal como tratamiento para mantener su piel suave y joven.

el asno de oro, mosaicoPopea, desde Roma

Algunos años más tarde, en pleno imperio romano, este producto fue muy valorado entre la aristocraciade la época. De ello se encargaron damas como Popea (30 d. C – 65 d. C), esposa del emperador Nerón, quien competía en belleza con su predecesora Cleopatra. Se decía que también usaba la leche de burra como  tratamiento de cosmética. En esta época también se le reconocían propiedades nutricionales curativas para ciertas dolencias respiratorias, intestinales o incluso contra envenenamientos, tan comunes en la antigua Roma.

.

pintura burrosEl Neoclasicismo

El uso de leche de burra se pierde en la historia hasta que en el siglo XIX encontramos más referencias. La primera de ellas es Pauline Bonaparte (1780-1825), hermana del conocido emperador francés. Tal y como dictaban los cánones del neoclasicismo, se encargó de recuperar el gusto por el mundo clásico, haciendo lo propio con los baños de leche de burra.

Durante aquellos años era considerada una bebida de lujo entre la burguesía francesa. Sin embargo, con el tiempo y la evidencia de sus virtudes, su uso acabó por extenderse al resto de la población. Ejemplo de ello fue la labor del Profesor Parrot (1829-1883), quien empleó por primera vez en el Hôpital des Enfants Assistés la leche de burra como tratamiento en niños con carencias nutricionales.

Siglo XIX

A mediados del siglo XIX encontramos referencias del consumo de leche de burra en España. En aquella época su consumo se popularizó en forma de pastillas, y se recomendaba su uso diario por sus reconocidas propiedades vitamínicas y antisépticas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies