La leche de burra nos ayuda a cuidarnos. Nuestra piel regenera continuamente sus células, desde las capas más profundas. Sin embargo, en determinadas circunstancias hay que colaborar un poquito, para evitar que las células muertas se acumulen.

Qué necesitamos saber sobre la renovación de la piel con productos ecológicos

Aproximadamente, cada 28 días, las células exteriores, que ya no sirven, se reemplazan por otras en perfecto estado. Este ciclo celular comienza a hacerse más lento a partir de los 30 años. En general, con la edad, nuestro organismo pierde capacidad de hidratación y tonificación. Aparecen los primeros signos de envejecimiento, al mostrar menos luminosidad y arrugas de expresión. Una exfoliacion periódica, ayuda a nuestra dermis a desprenderse de las células inservibles, así como a limpiarla de todas las impurezas que se van depositando diariamente.

Además, la contaminación, exposición a tóxicos, un exceso de radiación solar, pero también el estrés que vamos acumulando, o una mala alimentación inciden negativamente sobre el funcionamiento celular, que se exterioriza a través de un aspecto apagado y poco saludable.

Los productos ecológicos favorecen la limpieza epidérmica, de forma mucho más respetuosa, ya que los ingredientes naturales son más afines con nuestra composición celular y, además, al usarlos también contribuyes a la sostenibilidad del medioambiente.

Cuándo y cómo realizar la exfoliación

Existen en el mercado muchos artículos con la finalidad de suavizar, devolver la luminosidad y belleza a nuestra imagen. No obstante, para acertar, nos conviene que conozcamos cuál es nuestro tipo de piel, que el producto no provoque alergias ni irritaciones, que hidrate y que no sea graso.

Los exfoliantes vegetales son muy conocidos y eficaces. Se aplican separadamente de la limpieza del rostro, por lo que es necesario retirarlos con abundante agua y complican el procedimiento habitual de higiene.

Debido a sus características, la leche de burra contiene todos los elementos requeridos. Si añadimos su capacidad nutritiva, simplifica el proceso de depuración epidérmica.

Con la piel mojada, la irritación disminuye y la hidratación aumenta. Cuando estés en la ducha, para una buena exfoliciacion corporal, puedes incrementar el efecto depurador del jabón de leche de burra, utilizando un guante o manopla de crin y masajeando suavemente. Tan solo ten en cuenta que el rostro es más delicado y la exfoliacion facial debe ser más suave.

Para pieles finas y secas, exfoliar una vez al mes puede ser suficiente. Si es grasa, tal vez la necesites una vez por semana. Ten cuidado con los granitos, rojeces e irritaciones. Procura no extender ese problema con la exfoliación.

Si queremos alargar el ciclo de renovación natural de nuestra piel, podemos combinar los beneficios nutritivos, hidratantes y depuradores de la leche de burra, con una alimentación saludable y equilibrada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies