¿Cómo proteger la piel del Sol?

¿Cómo proteger la piel del Sol?

Pasas el tiempo cada mañana asegurándote de salir de casa con el mejor aspecto. Pelo peinado, cara lavada, dientes cepillados, juego de ropa. Pero ¿proteges tu piel del sol? La protección solar es importante no solo para tu apariencia, sino también para su salud. La leche de burra puede ser de ayuda para este propósito.

¿Qué daños produce el sol en nuestro organismo?

Cáncer de piel

Uno de los riesgos más evidentes de la exposición al sol. Cuando estás expuesto al sol, los rayos UVA y UVB alcanzan tu piel y dañan tus células. Algunos de los daños se reparan, pero otros no, por lo cual escalan a esta grave enfermedad.

Arrugas y manchas solares

Mientras que el cáncer se acumula de forma invisible, los rayos UVA hacen cambios visibles en tu piel. Las arrugas, lunares, manchas solares y más pueden ser una consecuencia negativa de no protegernos. Mientras que muchas personas simplemente aceptan la inevitabilidad de las arrugas, es importante saber que la exposición al sol en realidad representa el 85% del envejecimiento.

Proteger todo el tiempo: protección solar adecuada

Si planeas pasar tiempo bajo el sol, debes usar un filtro solar de amplio espectro UVA y UVB con un FPS de 30 o más. Aplícalo de 20 a 30 minutos antes de salir, y continúa reaplicando cada dos horas mientras estés al aire libre. Debido a que los rayos UVA pueden pasar a través del vidrio, es importante que usemos protector solar siempre que nos expongamos a los rayos del sol, ya sea en interiores o al aire libre, incluso en días nublados.
Además, lo mejor es utilizar productos ecológicos, sin productos químicos nocivos. Mayormente, cuentan con menos sustancias irritantes, a diferencia de otros productos, y adaptados a todo tipo de pieles, incluso a las más sensibles. Sus fórmulas pueden incluso ayudar a curar y reparar la piel de lesiones o enfermedades.

Lo que encontramos en la leche de burra, como uno de los destacados productos naturales, son sus excelentes propiedades beneficiosas, tanto en alimentación como en cosmética. Antiguamente, se tomaba como bebida para la tos persistente, la irritación intestinal, para alimentar a los niños atrofiados o para combatir la anemia. Tiene 60 veces la vitamina C de la leche de las vacas y grandes cantidades en vitaminas A, B1, B2, B6, D y E, necesarias para el mantenimiento celular, protección y su correcta regeneración. Es una rica fuente de calcio, magnesio, fósforo, sodio, hierro, zinc, con inmunoglobulinas que reforzarán tu sistema inmune.

En cosmetica natural puedes utilizarla para el cuidado y mantenimiento de la piel. Se utiliza en tratamientos para disminuir las arrugas, y es también ideal para tratar enfermedades dermatológicas como psoriasis, eczema, acné, cuero cabelludo seco, entre otras. Se encuentra en crema solar para gozar de su protección con todos sus nutrientes, frente a otros productos.

 

¿Por qué Leche de burra?

¿Por qué Leche de burra?

Ya son muchos expertos los que confirman los muchos beneficios que puede aportarte la leche de burra, tanto desde el punto de vista de la salud, como desde la perspectiva de su uso como en el sector de la cosmética natural o cosmética ecológica.

De todos los beneficios que se asocian a este producto, quizás el más conocido sea el asociado al cuidado de la piel. En este sentido, seguro que has escuchado más de una vez, incluso lo has visto en alguna película, que la reina del antiguo Egipto Cleopatra se daba largos baños en leche de burra, principalmente porque le permitía mantener una piel hidratada y con un buen aspecto en todo momento. Posteriormente se descubrió que este efecto lo provocaba su doble efecto antioxidante y dermatológico.

No obstante, los beneficios de la leche de burra van mucho más allá de esto. Así, sus principales beneficios son los que vas a conocer a continuación.

leche de burra

¿En qué te puede beneficiar la leche de burra?

Como vamos a ver a continuación, la leche de burra es uno de los productos ecológicos con mejores propiedades para su consumo, y no solo desde el punto de vista de la cosmética ecológica.

– Por un lado, si hablamos de sus propiedades nutricionales, hay que destacar que se trata de una leche con muchos nutrientes y un buen número de vitaminas como la B1, B2, B6, A, D, C y E. Además, es hipocalórica y baja en grasas, conteniendo además mucho calcio, potasio, fósforo, magnesio y proteínas. En definitiva, se trata de un producto muy saludable en su composición.

– Se puede usar en la fabricación de jabón. Cuando se hace, el jabón resultante es genial para pieles secas, aumentando además las probabilidades cicatrización de heridas, como ya descubrieron los antiguos griegos cuando lo usaban en la curación de heridas de guerra.

– Siguiendo con los beneficios en la piel, es un buen producto antiarrugas.

– Mejora el sistema inmunológico, conteniendo incluso lisozima, que solo se puede encontrar en la leche materna.

– Es un buen revitalizador para personas con altos niveles de cansancio y agotamiento.

– Al contener muchos oligosacáridos, su consumo es ideal para aquellas personas que padecen de estreñimiento, desequilibrios intestinales y alergias.

– También hay médicos que defienden el uso de leche de burra como producto que ayuda a personas con afecciones respiratorias o bronquitis.

– La elevada cantidad de nutrientes que hemos comentado tiene la leche de burra la convierte en un alimento muy usado para solucionar problemas de nutrición.

– Para personas con problemas de digestión, el consumo de leche de burra es bueno ya que es fácilmente digerible al no tener apenas grasas y ser baja en caseína.

Después de leer todos estos beneficios, qué duda cabe que la leche de burra puede ser considerado como uno de los alimentos más saludables.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies